Haz menos y produce más, te digo cómo.

Si eres multifuncional, cuando haces varias cosas a la vez, tu cerebro se estimula y libera una sustancia que se llama dopamina, (un químico que produce placer). Y puede ser muy placentero para ti realizar muchas tareas a la vez pero aquí puede radicar el engaño.

Hay estudios que comprueban que realizar varias cosas a la vez puede hacerte sentir más productivo, pero en realidad te hace menos productivo, aplaza tus proyectos y en el peor de los casos te hace abandonarlos. 

En mi experiencia, concentrarte en una cosa a la vez te hace ser más productivo y te ayuda a terminar tus proyectos. Pero si tú eres una de esas personas que suele hacer muchas cosas a la vez, te compartiré información para que sepas sus contras. Pero también te compartiré algunas soluciones.

Yo pienso que uno puede ser multifuncional solo que hay que saber cuándo serlo. Pues hacer tareas sencillas a la vez es fácil. Pero lo que si es complicado, es hacer varias tareas difíciles a la vez, sobre todo en un proyecto. Cuando tienes tareas que requieren una alta concentración y dejas de hacerlas por hacer otra cosa o por distracciones, te toma más tiempo regresar a retomar tu concentración. El cerebro trabaja por bloques de 20 minutos de total concentración y tardas al menos 15 minutos en recuperarla para embarcarte en esos 20 minutos de nuevo. Así que si tienes un hábito multifuncional, puede ser contraproducente.

Otra de las desventajas de ser una persona multifuncional es que tienes cierta energía diaria y la puedes perder si la divides sin control. Ser multifuncional te hace más ocupado pero no necesariamente más productivo. Al final del día, puedes llegar a sentir que no avanzaste en nada. Dejas de lado la eficiencia, y lo que importa al final del día no es lo duro que trabajaste, sino qué tanta producción tuviste y qué tan eficaz fuiste para terminar una tarea.

Otra de las desventajas de ser multifuncional es que también puede hacerte holgazanear. Ya que estar en varias cosas a la vez, te distrae y puede hacerte no respetar las fechas de entrega de tus proyectos porque tu cerebro está fatigado de mini tareas que vas haciendo durante el día. Así que ser multifuncional, no quiere decir que no puedas acabar algo, pero puede hacer que te sea más difícil terminar un proyecto importante.

Así que es posible que puedas realizar tareas sencillas a la vez, y te puede ser fácil poder hacer varias cosas sencillas al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando estoy entintando una página de un cómic, puedo estar escuchando un podcast de gente que habla de un tema o contestar un correo. Pero cuando necesito planificar una página de cómic o escribir mi historia, necesito concentración absoluta. Así que si no estás concentrado en lo que realmente importa puede hacer que cometas más errores.

Ser multifuncional no es malo, pero puede generarte un hábito sin control si no observas lo que estás haciendo o si no le das prioridad a las cosas que realmente importan. Así que en resumidas cuentas, necesitas invertir tu tiempo con inteligencia. Si tiendes a ser una persona multifuncional, trata de encontrar un método que te ayude a darle prioridad a las tareas más importantes.

Aquí te comparto algunos consejos que te pueden ayudar con eso:

  • Calanderiza o haz una lista de tu plan de trabajo una noche antes. Usa una agenda o una lista de tareas, ya sea un programa de computo o una libreta. Asignarte tareas para un día posterior, es el pequeño regalo que te darás a la mañana siguiente.
  • Anula distracciones como poner el celular en modalidad avión o desconectar el teléfono en ciertos horarios.
  • Bloquea las redes sociales. Puedes usar FOCUS, un programa de pago muy efectivo para bloquear las redes en tu computadora, o el plugin Block Site para Chrome. Son geniales para cuando no puedes dejar las redes sociales y estas están obstaculizando tu progreso. Te dejo los enlaces abajo.
  • Pon un letrero en tu puerta que diga “No molestar” o que estás trabajando. Si te quieres ver simpático puedes escribir que estás ocupado tratando de salvar al mundo.
  • Observa tu mente cuando una nueva distracción o actividad se aparezca, pregúntate si es prioridad y qué pasaría si dejas de hacer la actividad que designaste como más importante, por otra que apenas acaba de aparecer.

Además de esto debes de saber que los tres fundamentos básicos para trabajar en un proyecto son:

  • La concentración.
  • La Prioridad
  • Y la disciplina.

Y sin ellos no podrás terminar lo que te propones.

Estos son algunos consejos que te pueden ayudar a concéntrate mejor. Yo me ayudo de todos ellos para producir mis proyectos así que te puedo asegurar que si los usas te van a ayudar también.

No olvides visitar mi tienda de productos japoneses ahí puedes encontrar los materiales que uso para mis dibujos.

Ya puedes leer o escuchar el siguiente tema llamado: “Mi mente está saturada, no puedo crear.”

 

No dudes en compartir esta información en tus redes sociales, nunca sabes a quién puedes ayudar. Los enlaces están abajo.

Y obtén mi libro digital gratuito llamado “Mis 7 Herramientas Para Ayudarte A Escribir” al subscribirte a mi lista de correo. También te notificaré cuando publique un nuevo artículo y puedas desarrollarte mejor.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.*