Mi mente está saturada, no puedo crear

Quizá te ha pasado que tienes muchas ideas en la cabeza o mucha información que has consumido que se te hace muy difícil sentarte a crear algo.

Así que este tema es para ti si…

  • Te sientes agobiado y no puedes crear.
  • No se te ha ocurrido nada por días y te frustra.
  • Por ahora estás bien, pero quieres saber qué hacer cuando esto te ocurra.

Debes saber que a todos nos pasa esto. Pero debes saber que no debes  dejar envolverte por esta crisis y quedarte sin hacer nada ni buscar soluciones. No es por presionarte pero los principiantes esperan a estar inspirados o motivados para trabajar.

Un profesional tiene que de estar inspirado, motivado y concentrado todos los días a las ocho de la mañana.

Y esto nos ocurre porque tenemos que trabajar en nuestros proyectos, porque estamos conectados emocionalmente con nuestro proyecto o porque tenemos que cumplir fechas de entrega. No tenemos de otra porque muchas cosas dependen de ello, desde nuestra expresión autoral, hasta nuestros ingresos mensuales.

Y quizá pensarás que te gustaría ser como ese autor que dibuja a diario, o como aquella prolífica escritora con premios bajo el brazo que te haga preguntarte: ¿cuáles son sus secretos para crear tanto? O ya has navegado por más de una hora en Google Images o Pinterest para encontrar el tema que quieres dibujar o escribir pero ya te saturaste de ideas e imágenes. Has llegado al punto de abrumarte tanto que ya no sabes qué vas a crear.

Esperar a que tu mente esté despejada no es el modo de solucionarlo. Inclusive has esperado días, semanas y hasta meses para que se pueda despejar sola y no consigues superarlo. Debo decirte que le estás dejando todo el trabajo a tu mente y tu producción decaerá, y no trabajarás de forma eficiente como te gustaría.

Lo que realmente te va a ayudar es cambiar los latidos de tu corazón. Realiza una actividad como caminar rápido, trotar o correr. Haz algunos ciclos cardiovasculares donde caminas y corres por momentos. O simplemente sal a caminar por el parque de tu colonia y regresa a tu cuarto. ¡Hazlo! está científicamente comprobado que haciendo ejercicios, activas más tu mente y tu cuerpo se oxigena. ¿No puedes salir? Haz cincuenta sentadillas, unas cuantas lagartijas y abdominales. Haz ejercicio por lo menos veinte minutos. Pero ojo, no comiences con ejercicios muy intensos como correr en un maratón, debes ver al médico primero para que sepas si estás en condiciones. Es probable que haciendo ejercicio, comiences a tener más claridad en lo que quieres hacer y esto te ayudará una vez que regreses a tu lugar de trabajo. Llegas, cierras tus ojos y comienzas a visualizar esa idea en concreto, ese mensaje que quieres transmitir. ¿No es clara? Haz lo siguiente:

  1. Saca todo, no te quedes con nada.  Imagina esto: digamos que un proyecto es un panal de abejas, pero por algún motivo, este panal se colapsó y ahora todas las abejas, es decir, tus ideas, están volando por todos lados. Estas ideas solo están zumbando por todas partes y la única forma de detener eso es poniendo en orden tu mente, necesitas reparar ese panal. Ya sabes que tu cabeza está saturada y llena de ideas.  Entonces ahora escribe. Créeme, te ayudará mucho. Escribe las respuestas de preguntas como: ¿Qué pasa si te detienes y no produces? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Cuáles son tus motivaciones para poder seguir? ¿Qué quieres transmitir? ¿Qué concepto te gusta más para expresar en tu trabajo? ¡Escríbelo! ¿Cuál ha sido tu mejor momento creativo? ¿Qué creaste que te gustó tanto? ¿Cuál ha sido la experiencia que marcó tu vida? Escribe, escribe lo que se vaya apareciendo en tu mente. Tienes que capturar a esas abejas y meterlas de nuevo al panal para que sigan haciendo miel. Cuestiónate tus motivaciones respecto a la idea o fuente de inspiración que estabas buscando. Escribe los elementos que más llamaron tu atención de lo que viste. Hazte preguntas enfocadas en tus emociones. Esto te ayudará a vaciar tu mente y te dará claridad en tus pensamientos. No puedes tener más ideas, si tu cabeza está llena de ellas. Tienes que vaciar tu mente poniendo en orden tus pensamientos en papel. De verdad, créeme, tienes que escribir. Porque cuando escribes suceden las siguientes cosas: Piensas con más claridad, se vienen a tu cabeza nuevas ideas y articulas mejor las palabras al hablar. Ahora dale prioridad a las ideas más importantes. Una vez que hiciste lo anterior ahora hay que atrapar a la reina del panal. La más importante. Entonces escribe lo que es más importante para ti. No lo pienses mucho, sácalo, escríbelo. No puedes organizar algo que no puedes ver y para verlo tienes que escribirlo.
  2. Aprende algo nuevo o haz algo mecánico. Cuando no puedes crear nada nuevo, una de las cosas que puedes hacer es hacer tareas mecánicas, como organizar los archivos de tu computadora, arreglar tu cuarto, ordenar tus dibujos o los libros de tu librero, etcétera. Haz algo que no requiera pensar mucho y que permita a tu mente un estado automatizado.
  3. Medita. Puedes buscar algunos recursos de meditación si es algo que te interese. Hay muchas aplicaciones para smartphones o seguro encontrarás algo en la red o un libro que te pueda ayudar.

¿Ya lo tienes todo más claro? ¡Ahora ponte a crear!

¿No te resultó nada de lo que te dije? Bueno, esta solución que te compartiré a continuación es la más sosa y mundana: Cómprate un helado de vainilla. La vainilla tiene el poder de curar el estrés y la ansiedad temporalmente así como estimular el cerebro y sus funciones. No dependas tanto de ello porque te puede crear adicción y puedes romper la dieta, quizá lo puedes cambiar por un té de vainilla. Pero si ya ingeriste vainilla, después de unos minutos vuelve a intentar crear algo.

Puntos más importantes

  • Algo que no debes hacer es solo quedarte parado esperando a que tu mente se aclare. Ayuda a tu mente a salir de ese estado realizando actividades físicas, tienes que trabajar en ello y tratar de salir de la situación en el que te encuentras.
  • Ponte fechas de entrega, un profesional tiene que de estar inspirado, motivado y concentrado todos los días a las ocho de la mañana.
  • Quedarte inmóvil es lo peor que puedes hacer.
  • Aprende algo nuevo, como un programa de computo que siempre quisiste aprender pero no encontrabas el tiempo para hacerlo o un idioma nuevo que te puede dar más oportunidades en el futuro, en fin.
  • Hay más beneficios aprender del intento por trata de aclarar tu mente, que renunciar a intentarlo y quedarte parado sin hacer nada.

Para más consejos como estos, subscríbete a mi lista de correos donde te llagará contenido de valor y que te ayudará a desarrollarte más como creador.

Este tipo de cosas las he estado poniendo en la práctica cuando me sucede haciendo mis proyectos, tales como INK & Wheels entre otros. Incluso si no eres un creador de cómics, esto podría ayudarle si está trabajando en otros campos. Estoy bastante seguro 🙂

Ya puedes leer o escuchar el siguiente tema llamado: “¿Es malo copiar a mi dibujante favorito?”

No dudes en compartir esta información en tus redes sociales, nunca sabes a quién puedes ayudar. Los enlaces están abajo.

Y obtén mi libro digital gratuito llamado “Mis 7 Herramientas Para Ayudarte A Escribir” al subscribirte a mi lista de correo. También te notificaré cuando publique un nuevo artículo y puedas desarrollarte mejor.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.*